Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente Observatorio de salud y cambio climático


Leishmaniosis

Es una enfermedad parasitaria producida por el protozoo parásito Leishmania que cuenta con más de 20 especies y transmitida por la picadura de  mosquitos flebotomos.

Leishmania infantum  está presente en Europa y es endémica en España y se presenta bajo diferentes formas clínicas.

El perro doméstico es el principal reservorio de L. infantum, pero no el único. Más de un 50% de los perros infectados son portadores asintomáticos y pueden ser capaces de transmitir el parásito a los flebótomos vectores.

La transmisión se produce generalmente en áreas periurbanas y rurales, en zonas residenciales en cuyos alrededores abundan los perros y se acumulan residuos. Las viviendas unifamiliares, con jardín en muchas ocasiones, reúnen las condiciones idóneas para que el flebotomo cierre su ciclo.

El rápido desarrollo de grandes ciudades y zonas periurbanas con gran número de habitantes rodeadas de espacios ecológicamente modificados, donde conviven el reservorio y el vector competente, se considera un factor muy relacionado con el aumento en la incidencia de la enfermedad.

La temperatura influye en la tasa de picadura, la maduración del parásito en el vector y los periodos de diapausa (letargos invernales). Las poblaciones de vectores se han extendido hacia latitudes más al Norte (llegando hasta Alemania) y aumentando el riesgo de que los casos importados produzcan transmisión local en latitudes donde no existía.

El cambio climático, al predecir  aumento en la temperatura global, puede facilitar la presencia de vectores en todo el territorio peninsular, ampliar su periodo de actividad y provocar un aumento considerable de la densidad de sus poblaciones en zonas donde ya están establecidos. En España la distribución geográfica de la enfermedad se ha ido ampliando progresivamente hasta abarcar casi todo el territorio nacional, a excepción de las Islas Canarias.

La leishmaniosis se considera una enfermedad fuertemente asociada al cambio climático (Abanades et al. 2007). Su avance hacía el norte de Europa dependerá de los cambios del clima y del uso del suelo. Recientemente, se han elaborado mapas de riesgo para los vectores de la enfermedad, según los escenarios posibles de cambio climático.

Existen otros factores que influirían en el resurgimiento de la enfermedad como  la aparición de cepas resistentes a los tratamientos actuales, el aumento del turismo a zonas endémicas y una insuficiente vigilancia epidemiológica. Estos factores parecen ser mucho más relevantes que las variables climáticas.

 

Volver a "Enfermedades de transmisión vectorial"


Certificado W3C Valid WAI Doble-A. (Se abrirá en una ventana nueva) Certificado W3C Valid XHTML. (Se abrirá en una ventana nueva) Certificado W3C Valid CSS. (Se abrirá en una ventana nueva)

Cuidemos la salud y el medio ambiente.

No imprima si no es necesario.

oscc@msssi.es

Declaración de Accesibilidad